Un borsalino gris perla estudiadamente inclinado

Borsalino.

El sombrero comúnmente conocido como “borsalino”, un origen menos poético que el de su homólogo “Fedora”, pero curioso.

Borsalino es una empresa italiana a la que se le debe la invención del sombrero de fieltro que por razones obvias tomó el nombre de borsalino Las primeras unidades salieron de la fábrica el 4 de abril de 1857, fecha en la que Giuseppe Borsalino inició la producción. Tal fue el éxito del “borsalino” que se cifra en más de 2.000.000 de unidades fabricadas a la víspera de la primera guerra mundial.

Giuseppe Borsalino. Apodado “u siur Pipen” en el dialecto local – nació en Alessandria, (Italia) en 1834. Después de comenzar como chico de los recados encontró un trabajo en la fábrica de sombreros Berteil en la Rue du Temple, París, donde trabajó siete años antes de convertirse en un maestro sombrerero cualificado. Un año después de regresar a Italia, Giuseppe abre su primer taller en un patio en Via Schiavina en Alessandria, junto con su hermano, Lazzaro. Fue el comienzo de una historia que iba a alcanzar un gran éxito y una inmensa satisfacción, convirtiéndose en parte de la leyenda.

Giuseppe murió en 1900 y su hijo, Teresio, siguió al frente de la compañía, lo que demuestra de inmediato que está a la altura: la producción de sombreros crece desde 2.800 por día en 1901 hasta 5.500 en 1909, todo ello hasta llegar al famoso registro de dos millones de sombreros al año en la década de 1920. Ese mismo año, la compañía gana el Gran Premio en la Exposición Universal de París y en 1905 se convierte en S.A. Con Teresio a la cabeza, en 1911 la Compañía colabora con Marcello Dudovich, lo que lleva a un punto de inflexión en la historia de las vallas publicitarias: en los próximos años, las fotos publicitarias de Borsalino se encontrarán entre las mejores de su tiempo.

Inicialmente, este tipo de sombrero mantenía unos estándares de calidad que imponía el empleo exclusivo de pelo de conejo. Curiosamente, la producción de sombreros “borsalino” o “Fedora” trajo consigo una mejora de la economía en el ámbito rural en las zonas colindantes a las fábricas de “borsalinos”. Ya saben, la cría del conejo pasto de los sombreros.

 

Acerca de Lorenzo Falcó 35 Articles
Aquí estamos, arrojando luz a la oscuridad necesaria de esta novela. ¿Tienen sugerencias? Aquí podrán encontrarme: info@lorenzofalco.com

Be the first to comment

Leave a Reply